Alcaldes del Poniente piden a la Junta un plan comarcal para mejorar las carreteras. Ideal

Provincia-Granada
Alcaldes del Poniente piden a la Junta un plan comarcal para mejorar las carreteras
La ampliación del hospital, reubicación del parque de Bomberos y nuevas depuradoras, protagonizan las inversiones de la Junta
22.11.08 -
YOLANDA AGUILERA
La ampliación del hospital de Loja con un segundo quirófano, la reubicación del parque de Bomberos y la mejora de algunas de las carreteras de la comarca son los tres grandes proyectos contemplados en los presupuestos de la Junta de Andalucía para el próximo año en el territorio del Poniente Granadino.Con los presupuestos en la mano, la Junta de Andalucía no llega a resolver totalmente el principal problema del Poniente: la mejora de las comunicaciones. Ésta es la opinión del alcalde de Loja, Miguel Castellano y que comparten el resto de ediles de localidades como Algarinejo, Montefrío y Zafarraya, entre otros. Si Loja como cabecera de comarca concentra la gran mayoría de servicios -juzgados, agencia tributaria, registro de la propiedad, parque de bomberos o servicio andaluz de empleo- es prioritario que el resto de municipios estén bien comunicados con Loja. Y es aquí donde más se echa en falta un plan comarcal que mejore la red de carreteras del territorio, con especial énfasis en los viales Loja Ventas de Zafarraya y Algarinejo.El delegado provincial de Obras Públicas de la Junta, Jorge Rodríguez, se comprometió a trasladar dicha petición a Sevilla si bien con datos en la mano aseguró que «el Plan Más Cerca de 2009 invertirá en el Poniente unos 11 millones de euros». Entre las actuaciones prioritarias hasta 2012 mencionó la carretera Montefrío Huétor Tájar, que concluirá en 2009, Tocón Íllora y el eje Alcalá Moraleda de Zafayona. En total, Obras Públicas prevé mejorar 109 kilómetros de la red vial del Poniente e invertir 145 millones de euros en los próximos cuatro años.Otro de los proyectos que beneficiará al resto de municipios del Poniente es la reubicación del parque de Bomberos de Loja. La intención de la Consejería de Gobernación, Diputación de Granada y Ayuntamiento es trasladar el actual parque al polígono industrial Manzanil II. «De esta forma se mejorará el servicio y se ganará tiempo al situarse en un punto estratégico con respecto a otras localidades» anunciaron durante la presentación de las cuentas autonómicas y a la que asistieron cinco delegados provinciales. El proyecto en el cual ya se trabaja cuenta con un presupuesto inicial de 700.000 eurosMás consultas médicasCon respecto al hospital de Loja, las partidas asignadas a su ampliación irán destinadas a nuevas consultas de atención especializada, primaria, zona de cafetería y restaurante junto a un segundo quirófano.El delegado de Medio Ambiente, Francisco J. Aragón, cifró en 40 millones de euros las necesidades medio ambientales de los 16 municipios del Poniente. «Destaca la construcción de las estaciones depuradoras de Huétor Tájar, Villanueva Mesía, Cacín junto al encauzamiento del río Genil».En materia de vivienda, la administración autonómica se comprometió a construir 140 nuevas viviendas de protección.No obstante, ningún delegado se comprometió a dar una cifra exacta de la inversión que la Junta de Andalucía destinará al territorio en 2009. Eso sí, añadieron que es mayor con respecto a otros ejercicios.



Alcaldes del Poniente piden a la Junta un plan comarcal para mejorar las carreteras. Ideal

La Vega echa hormigón en acequias fétidas al no llegar las depuradoras. Ideal

La Vega echa hormigón en acequias fétidas al no llegar las depuradoras
Decenas de municipios de la provincia no reciclan sus aguas residuales pese a que debían hacerlo desde 2006 Pueblos afectados han optado por enterrar el problema
17.11.08 -


MUNICIPIOS

F No cumplían en 2007: Albolote, Alfacar, Algarinejo, Alhendín, Armilla, Atarfe, Benalúa de Guadix, Benamaurel, Cájar, Chauchina, Churriana, Cúllar Vega, Deifontes, Dúrcal, Las Gabias, Gójar, Guadahortuna, Láchar, Íllora, Jun, Lanjarón, Lecrín, Maracena, Moclín, Molvízar, Monachil, Montefrío, Moraleda de Zafayona, Ogíjares, Otura, Peligros, Pinos Puente, Pulianas, Salar, Santa Fe, Valle de Zalabí, Veas del Genil, Vélez de Benaudalla, Villanueva Mesía, La Zubia, Zújar.

F Sí cumplían: Albuñol, Almuñécar, Baza, Caniles, Cenes, Cúllar, Granada, Guadix, Gualchos, Güéjar Sierra, Huéscar, Iznalloz, Huétor Vega, Loja, Motril, Órgiva, Padul, Puebla de don Fadrique, Salobreña, Ugíjar y Zafarraya.

Algo huele a podrido en la Vega de Granada.

El 'sacrosanto' pulmón verde del Área Metropolitana está atravesado por acequias hediondas. No es una noticia nueva. La pena es precisamente esa: que ha envejecido sin que haya llegado el arreglo.Tal y como publicó IDEAL recientemente, decenas de municipios de la provincia, incluida la propia capital, no reciclan aún las aguas residuales. La Unión Europea había dado un plazo que acabó el 1 de enero de 2006 sin que las poblaciones en cuestión se hubiesen dotado de depuradoras. No hacen falta grandes investigaciones para averiguar cuáles son. Basta con dar un garbeo por la Vega con el olfato despierto para constatar que toda ella -es cierto que hay alguna meritoria excepción- huele a cloaca mal ventilada. Cuando el calor aprieta, el problema se hace insoportable. Choca que un paraíso natural despida tanta fetidez. Es verdad que la solución es cara y que los pueblos se las ven y se la desean para hacer frente a las inversiones necesarias para instalar las depuradoras.Pero algo hay que hacer, porque la peste llega a ser insufrible. En este sentido, ha habido ayuntamientos que han optado por hormigonar las acequias que discurrían cerca de zonas pobladas.Es decir, que han enterrado el problema. Donde antes había agua que corría a cielo abierto, ahora hay un camino de cemento. El impacto olfativo queda muy mitigado, cierto, pero surge poderoso el impacto visual.Mientras tanto, las depuradoras ni están ni se les espera -al menos, a corto plazo-.Según los datos que ofreció a este periódico Carolina González Vigo, parlamentaria andaluza del PP, de los 69 municipios granadinas que estaban afectados por la directiva europea cuando caducó el plazo, el 1 de enero de 2006, un total de 47 no habían llegado a tiempo y no depuraban sus aguas residuales. A finales de 2007 -que serían los últimos datos actualizados- 41 seguían en la misma situación, según las respuestas escritas de la Junta de Andalucía que recibió González Vigo cuando se interesó por este asunto. Falta mucho por hacer.carlosmoran@ideal.es

La Vega echa hormigón en acequias fétidas al no llegar las depuradoras. Ideal

Zagra.Crisis. Viaje a los pueblos del paro crónico - Economia - Economia - ABC.es

Zagra. Crisis. Viaje a los pueblos del paro crónico

MIGUEL ÁNGEL BARROSO

Publicado Domingo, 09-11-08 a las 11:34

El viejo opel astra avanza renqueante por unas calles que parecen toboganes flanqueados por casitas blancas. Zagra, en el poniente granadino, es un pueblo de postal con castillo árabe en ruinas y rodeado de un mar de olivos. Hace unos años salió en los papeles cuando los vecinos —poco más de mil— aflojaron el bolsillo para construir una nueva casa cuartel de la Benemérita e impedir, así, que los guardias tuvieran que marcharse. El alcalde, José León Malagón, conduce atento a los paisanos con los que se va cruzando. Un chico en moto.
León le hace señales para que se detenga y abre la ventanilla. «Antonio, ¿en qué situación laboral estás ahora?».
—Pues cómo voy a estar. Sin hacer nada.
—Vale. Síguenos, que vas a hablar con estos señores.
La siguiente parada es un bar. Un lugar ideal para buscar testimonios. Varios clientes están acodados en la barra, mirando en la televisión la subida de Obama a los altares. Partidarios del presidente electo de Estados Unidos corren y saltan con la cara iluminada, como James Stewart deseando feliz Navidad a todo el mundo en la escena final de «¡Qué bello es vivir!». «Ese va a venir a repartir duros al pueblo», comenta un parroquiano mientras le da vueltas y más vueltas al café con la cucharilla. El alcalde sigue a lo suyo. Flaco y espigado, se da un aire quijotesco, algo que no ha pasado desapercibido a los pastores de la zona, que le han dedicado más de un trovo. «He encontrado a media docena. ¿Es suficiente?».Economía de subsistencia
En realidad, podría ir de puerta en puerta y reclutar al 76 por ciento de la población activa de Zagra. El paro, aquí, no es un accidente del que uno se recupera pasado un tiempo; es una forma de vida. Los datos están en anuarios económicos como el de La Caixa o en los cuadros en excel del Instituto Nacional de Estadística. Según esta fuente, 507 zagreños podrían trabajar, pero sólo 126 pueden presumir de un contrato. El resto va tirando con el PFEA (Programa de Fomento de Empleo Agrario, antes conocido como PER), con subsidios, con la temporada de la aceituna o de la uva, con pequeñas chapuzas o con una economía de subsistencia basada en huertos o en la caza de conejos y perdices. Antonio, el chaval de la moto, tiene 20 años y está esperando a que dentro de unos quince días le llamen para currar en el olivar. Dos o tres meses de tarea, y al dique seco otra vez. «Quiero apuntarme a las fuerzas armadas. Pero ni siquiera esa salida está fácil ahora». David, 29 años, ha estado empleado en la piscina municipal. El verano hace tiempo que pasó y su horizonte es también la aceituna. Como el de Antonio, 33, que añade un elemento más para el pesimismo: «En los últimos meses apenas ha llovido y, cuando lo ha hecho, ha sido de forma torrencial. Los árboles apenas están cargados». José Manuel, 37, ni siquiera cobra el paro. Está pendiente de que le toque la «lotería» del PFEA, que supone una docena de días de trabajo al año, a razón de 750 euros, una ayuda que en estos municipios se aprovecha para mejorar las infraestructuras. Manuel, 55 años, tiene dos hijos que han seguido sus pasos: son albañiles y, como él, están mano sobre mano. «Tendré que ir a la aceituna, porque robar, de momento, no sé», ironiza.
Las instalaciones de la Cooperativa San Lorenzo, a las afueras del pueblo, se pasan gran parte del año habitadas por fantasmas y por Manuel Jiménez, encargado de mantenimiento, que no parece tener miedo a la soledad. Pronto la maquinaria se pondrá en marcha. En la cooperativa residen gran parte de las esperanzas de los zagreños para ir tirando. Los grandes e impolutos depósitos de acero inoxidable esperan la llegada del zumo de aceituna. «En una buena temporada sacamos 16 millones de kilos de olivas, lo que supone algo más de 3 millones de litros de aceite», comenta Jiménez. «Pero este año nos damos con un canto en los dientes si obtenemos 5 ó 6 millones de kilos (1 millón de litros de aceite)». A la crisis económica hay que sumar la crisis del cielo, poco generoso con el suelo.
No todo el mundo en Zagra vive del campo. Hay dos fábricas textiles que están pasando graves apuros. Manuel Gámiz, gerente de Confecciones Nicassio, firma especializada en pantalones de sport, ha tenido que tragarse una píldora muy amarga. «En los buenos tiempos tenía 40 ó 50 personas en plantilla y otras 20 eventuales. Ahora quedamos ocho de la familia. Me he visto obligado a echar a la calle a gente del pueblo a la que conozco de toda la vida», se lamenta. «Los grandes establecimientos fueron los primeros en dejarnos tirados, pues se van al comprar el género a China o Pakistán, donde les sale más barato. Los clientes que han resisitido notan que han bajado las ventas. Ellos no sacan beneficio, y yo no cobro. Uno me dice: “Mira, Manolo, como no me pongas la letra de noche... porque los días los tengo completos. Si quieres servirme, bien, si no... lo comprenderé”. ¿Qué voy a hacer, meterlo en la cárcel? Le sirvo, claro, esperando que esto se reactive algún día, aunque soy poco optimista».
En tiempos de crisis es preciso aguzar el ingenio. La empresa de Manuel está confeccionando pantalones de laboral para pedidos pequeños que no merece la pena ir a buscar a China. «Los chinos ya hacen incluso vestidos de gitana y los venden a mitad de precio. Falta que se introduzcan en el mercado de capas y capirotes para los nazarenos. Todo se andará. Y el Gobierno, entretanto, me da 1.500 euros por contratar un trabajador. ¿De qué me sirve eso? Le propongo lo siguiente: una exención de pago de la Seguridad Social durante un par de años, mientras escampa. Que me perdone 400 euros por empleado al mes y yo no envío a nadie al paro. El Estado se ahorra un buen dinero en subsidios y todos salimos ganando. Si no, me quedo solo y voy a China a hacer negocios. Con una mano compro y con la otra vendo. Ese es el panorama».
El alcalde de Zagra promociona con orgullo su pueblo. Rememora la fiesta que se ofreció a la Guardia Civil cuando se pudo conservar el retén. Y cómo hace 30 años el municipio se segregó de Loja. Cree que Zagra tiene futuro. «Tal vez pase por el turismo —tenemos cinco apartamentos rurales y queremos rehabilitar el castillo y abrir rutas de senderismo—. O por iniciativas como la empresa de atención a domicilio que han montado unas mujeres tras participar en un taller de geriatría. Abuelos que cuidar no faltan en estos pueblos».
Maneras de vivir
Que se lo digan a Encarna, vecina de Pedro Martínez. Nos hemos mudado de pueblo, al noroeste de la provincia de Granada, a la comarca de los Montes Orientales, pero no de estadísticas, porque las cosas también están crudas por estos pagos: un 77,3 por ciento de parados, según el citado informe de La Caixa. Encarna era temporera; cuando tocaba coger la aceituna en Jaén tenía que hacer el petate con su familia. Ahora visita cinco ancianos al día y ha podido echar raíces. «Atendemos unas 40 personas y tenemos 10 empleados», dice Teresa Guillén, que, junto a dos socias, fundó la empresa Granteson al abrigo de la Ley de Dependencia. Reciben de la administración 560 euros al mes por persona dependiente y con eso cubren sueldos y gastos. No se harán millonarias, pero han logrado esquivar el paro.
Junto al cerro Mengal, ideal para la práctica del parapente, Abderrahim Khair levantó una nave con sus propias manos. Ahora engordan en ella 1.500 cerdos. Una compañía se los trae pequeños, con 20-25 kilos de peso, le proporciona el pienso y él los devuelve cinco meses después acreditando cada animal 110 kilos en la báscula. Recibe 8,41 euros por cerdo. Su iniciativa podría ser copiada por otros vecinos. Asegura que «hace más el que quiere que el que puede», y la frase suena a consigna para la vida.
Pero su caso y el de Teresa son excepcionales. «La temporalidad es el santo y seña de Pedro Martínez», explica el alcalde, Julián Lozano. «Así ha sido desde siempre, y es difícil que las cosas cambien». La situación es asumida sobre todo por los habitantes de etnia gitana, que suponen más del 60 por ciento de la población.
El cereal se impone en estas tierras ásperas; no muy lejos queda Jaén, donde reina la aceituna. Jiennense es Juan Francisco Fuentes. Emigró a Cataluña, donde empezó a trabajar de albañil y subió todos los escalones hasta convertirse en promotor inmobiliario. Ahora ha invertido parte de sus ahorros en un cortijo en Pedro Martínez. «Tenía la ilusión de poder explotar mi propio olivar. Pero a la hora de la verdad me cuesta formar una cuadrilla estable; de hecho, tengo que renovarla cada día, pues hay temporeros a los que “les viene mal” ir al campo una jornada concreta, o recuperan el subsidio de paro y deciden quedarse en casa. No prosperan, pero les da igual. En la finca hay trabajo todo el año. Ofrecí tres empleos, vivienda, luz, agua, un huerto y una paga razonable... y tuve que contratar a rumanos».

Crisis. Viaje a los pueblos del paro crónico - Economia - Economia - ABC.es

Salar. Huellas de un pasado combativo - Trotapueblos - La Opinión de Granada

Salar
Huellas de un pasado combativo

La riqueza patrimonial de la localidad es una invitación para descubrir la historia de unas gentes reivindicativas
LOURDES ORTIZ. Salar no puede decir que haya pasado por la historia sin pena ni gloria. A este municipio del Poniente granadino, asentado junto al río de su mismo nombre, le sobran los motivos para presumir de un pasado, cuanto menos, emocionante. Adherida a todos los movimientos revolucionarios, la población salareña luchó contra las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia, así como en las revueltas campesinas del siglo XIX, que en 1883 le costaron la vida en la localidad a Antonio Enciso y Vico, administrador de los Rodríguez Acosta. Pero la belleza de su patrimonio histórico es la suma de otras muchas batallas. Además de haberse encontrado en la zona vestigios arqueológicos que datan del Neolítico Superior, así como restos romanos (las ruinas de Gabino), cuenta la tradición que Salar tiene su origen en la fortaleza medieval conquistada por Hernán Pérez del Pulgar a los musulmanes el día 30 de mayo de 1486, durante el cerco de Loja. Hazaña por la cual recibiría en 1490 de los Reyes Católicos la tenencia y señoría de la villa, junto al nombramiento de alcalde y el encargo de repoblar el lugar. Sin embargo, la ‘reconquista’ de Salar no pudo borrar del paisaje a la Torre Mora (siglo XIII), que permanece en el tiempo como testigo de la presencia árabe en el municipio. Aunque muy reformada en su estructura original, esta antigua torre-castillo se conserva todavía en perfecto estado en pleno centro de la localidad. Además, a esta típica y voluminosa torre de alquería, con almenas, ventanas y saeteras, se adosa un monumental palacio: la casa nobiliaria conocida en el pueblo como ‘El Castillo’, que a principios de siglo fue morada de los marqueses de Salar, descendientes directos del capitán Hernán Pérez. También son de obligada visita en Salar la iglesia parroquial de Santa Ana (construida en 1795); la Torre de la Gallina, situada a 984 metros de altura y emplazada en el límite del municipio con Alhama de Granada, y el Torreón de los Tajos. Pero este pueblo, cuyo nombre probablemente obedece a la existencia de alguna industria salinera hoy ya desaparecida, destaca especialmente por la belleza que le confiere su entorno natural y que puede apreciarse desde numerosos puntos, como la Fuente Alta o la Cruz de Marino, que se levanta sobre un cerro desde donde se puede observar una hermosa panorámica. Los amantes de la naturaleza también tienen una cita con la Cuevecilla Monea, con bellas estalactitas y estalagmitas, o el nacimiento de aguas semitermales de El Bañuelo. Un ‘regalo’ paisajístico para la vista que debe completarse con la degustación de los manjares salareños, regados en su mayoría con aceite de oliva. El visitante no debe dejar de probar los remojones, la olla de San Antón o el arroz con liebre y perdiz, y de postre, los dulces borrachuelos. Fiestas. Otro de los atractivos de Salar es la celebración de innumerables festejos que dotan al municipio de un ambiente alegre y participativo. Por ejemplo, durante las fiestas patronales en honor a Santa Ana, los vecinos conmemoran por la mañana un oficio religioso y un pasacalles, mientras que a lo largo de la tarde y noche se entremezcla la diversión a través de los juegos populares y la algarabía de las verbenas. Los salareños también se echan a la calle cuando llega el mes de abril. La festividad de San Marcos se celebra en estos días con una romería, en la que es tradición que los vecinos salgan a correr y pasen el día en el campo. A su vez, el mes de octubre se prepara para la llegada de otoño con la histórica Feria del Ganado, cuya celebración se remonta a 1914, cuando ocupaba las plazas en agosto.

Huellas de un pasado combativo - Trotapueblos - La Opinión de Granada

Los ajusticiados de Moraleda - Memoria recuperada - La Opinión de Granada

Foto realizada en 1935 en la que aparece Francisco Fraguas con su hijo José. La Opinión
Fotos de la noticia
Un tribunal militar condenó a la pena de muerte a dos vecinos de Moraleda de Zafayona, Francisco Fraguas Márquez, ‘el Moro’, y José Gallego Ramos, ‘el Fresco’, por un delito de rebelión militar en un juicio sin garantías procesales.
SANTIAGO SEVILLA Y ÁLVARO CALLEJA. –Doy fe de que Francisco Fraguas Márquez, el ‘Moro’, natural de Moraleda de Zafayona, es un exaltado, un extremista de mal instinto, que tomaba parte en los tiroteos contra las Fuerzas Nacionales como cabecilla de partida y he oído que también en los asesinatos de Santa Cruz del Comercio. Por el juzgado de Alhama desfilaron en septiembre de 1939 labradores de los pueblos vecinos, el entonces alcalde de Moraleda, el juez municipal, mandos de la Guardia Civil e incluso el jefe local de las JONS. El motivo no era otro que ajusticiar a dos milicianos “de la peor especie” que pelearon en el bando republicano. Ninguno de ellos tuvo compasión por ‘El Moro’ y su amigo José Gallego Ramos, ‘el Fresco’, de 33 y 30 años respectivamente, que compartían no sólo ideales sino también la profesión de panaderos. Los tribunales militares y los juicios sumarísimos eran la excusa perfecta para eliminar a la disidencia. Prueba de ello que es que a la declaración del “encartado”, Francisco Fraguas Márquez, no asistió el abogado defensor. Juicios sin garantías y testigos que acudían de los pueblos limítrofes para atestiguar que los milicianos republicanos, acusados de un delito de rebelión militar, eran capaces de las peores fechorías, “malísimos sujetos”, a los que se les atribuía el asesinato de nueve civiles en Santa Cruz del Comercio, municipio a 14 kilómetros de Moraleda sin que quedase claro la fecha de la tropelía. Sólo el párroco tuvo al menos compasión con los hermanos de Francisco, José y Antonio, militantes también ellos del partido socialista pero que, según el cura, “no se habían distinguido en nada”. ‘El Moro’, conocido en el pueblo por su habilidad con el mosquetón, pensó ingenuamente que podía regresar a Moraleda donde le esperaba su mujer y sus seis hijos una vez que acabó la Guerra Civil. Franco hizo llegar el mensaje de que sería indulgente con todos aquellos que no tuvieran las manos manchadas de sangre. De todos era sabido que ‘El Moro’ permaneció siempre “fiel a sus principios”, simpatizante del socialismo frente al caciquismo que imperaba en los pueblos del poniente granadino. Su destreza con el fusil, que pudo exhibir en la contienda civil, no le convertía en asesino. Al menos eso creía él. Admitida la derrota, ¿por qué no confiar en el mensaje del caudillo en el año de su Gloriosa Victoria?Nada más lejos de la realidad. Los agentes de la Guardia Civil no tardaron en apresar a Francisco en presencia de su familia y trasladarlo a un lugar del pueblo conocido como la Venta, la cárcel improvisada que se instaló en la carretera de Cómpeta, un sitio estratégico y apartado de la zona residencial desde donde se controlaba la entrada a Moraleda. El lugar perfecto para torturar a los rojos. Las palizas fueron constantes durante los días que ‘El Fresco’ y él permanecieron encerrados en la Venta, en un intento de arrancarles una confesión de culpabilidad. En el pueblo todos conocían que ‘El Moro’ era un excelente tirador y un “individuo de izquierdas muy avanzadas”. De hecho, cuando se escuchaba el eco de un disparo proveniente de las sierras de Almijara o Parapanda se le atribuía a él. Pero la imagen de sanguinario que algunos le asignaban distaba mucho del concepto que tienen los que le trataron. Miguel Muñoz, un vecino de Ventas de Huelma que vive hoy en la residencia de ancianos de Láchar, aún se emociona cuando recuerda su estampa. Entonces él sólo tenía 15 años pero guarda un recuerdo imborrable: “Era el hombre más cabal que he conocido en mi vida. Si todos los republicanos hubiesen sido como él, no cabe duda de que hubiésemos ganado la guerra”. Su pericia le generó enemistades que acabaron delatándole, al igual que a ‘El Fresco’, que sucumbió a los golpes durante el cautiverio y admitió una participación en los hechos de Santa Cruz del Comercio; una confesión que negó su compañero ‘El Moro’ durante el juicio. “No fue él el autor de las muertes”, mantuvo siempre en su declaración. El juez militar no pensaba lo mismo. “Fresco es un degenerado que ha ascendido por toda la escala de la delincuencia, saqueador, ladrón, iconoclasta, impío y asesino; con el síndrome de personalidad despreciable por su condición de invertido, de cuyo feo vicio hace gran alarde”. No había perdón posible para un hombre que “se mofa y saquea la Iglesia en la que recibió las aguas bautismales, que quemó las imágenes e hizo escarnio de la religión y del buen gusto toreando con el manto de la virgen antes de que la imagen fuese arrojada al fuego”. Consejo de guerra. En el auto de procesamiento del 16 de septiembre de 1936, el juez militar de Alhama consideró los hechos constitutivos de un delito rebelión militar por alzarse en armas contra los legítimos mandos militares. La condena oscilaba entre los seis meses y un día de prisión hasta la pena de muerte, según el grado de participación. En el juicio sumarísimo contra ‘El Moro’ y ‘El Fresco’, que se siguió días después en los tribunales de Granada, se consideró probado, a partir de los testimonios de vecinos de otros pueblos y de las autoridades de la época, que ambos participaron en los crímenes de Santa Cruz del Comercio. En la sentencia, Francisco Fraguas Márquez aparece como coautor de las muertes y se recuerda que capitaneó un grupo de rojos que abandonó el pueblo y que no regresó hasta la finalización de la guerra. “Ambos procesados –según recoge la sentencia– han demostrado plenamente su incondicional adhesión a la rebelión, así como sus malos instintos y su perversidad en sus respectivas actuaciones”. La pena de muerte se ejecuta en el cementerio de Granada el 4 de abril de 1940, siete meses después de sus detenciones y después de dar lectura íntegra a la sentencia. Después de aquello, la madre y el hijo de ‘El Fresco’ se vieron obligados a emigrar a Barcelona mientras que los ‘Moros’, como se conoce todavía hoy a la familia de Francisco Fraguas Márquez, resistieron con estrecheces los avatares de años adversos. Los cuerpos de ‘El Moro’ y ‘El Fresco’ permanecieron en un fosa común junto al de otros represaliados del régimen franquista pero la orden dada con posterioridad, ya en la década de los setenta, de extraer sus cuerpos y hacerlos desaparecer dificulta hoy el intento de los familiares de Francisco Fraguas Márquez de darle una sepultura digna. Hoy su nieta, Carolina Fraguas Castro, preside el gobierno socialista del Ayuntamiento de Moraleda de Zafayona. Guarda con cariño la única foto de familia donde aparece su abuelo, que data de 1935, un año antes del inicio de la Guerra Civil, cuando Francisco se ganaba el jornal de panadero y mantenía a sus seis hijos. Carolina presume del elegante porte de su abuelo que, en la instantánea, sostiene a su padre, José Fraguas, una persona discreta y entrañable que vivió en sus propias carnes los difíciles años de la posguerra. La ayuda de éste último ha servido para desenterrar el pasado de otros maquis asesinados en Moraleda. Pero eso es otra historia.

Los ajusticiados de Moraleda - Memoria recuperada - La Opinión de Granada

Las peñas del Barça de la provincia en el torneo de fútbol sala de Villanueva

Doce de las veinticuatro peñas de las que se compone la Agrupación de Granada y provincia, se dan cita en la jornada de hoy para disputar la primera edición del torneo de fútbol sala de Villanueva. El evento contempla además la celebración de otras pruebas de distintas modalidades deportivas como la petanca y tiene por fin "fomentar el barcelonismo", señaló el secretario de la Agrupación José Martínez. El evento, forma parte de un extenso calendario de actividades de los "culés" granadinos, ya que mañana la peña de Jun celebra la edición de su jornada gastronómica.
La cita de fútbol sala de hoy comienza a las diez de la mañana, está organizada por la Peña Barcelonista de Villanueva Mesía y patrocinada por el Ayuntamiento de dicha localidad y por Taresa, aparte de la propia Agrupación, que se ha destacado en las últimas fechas por su implicación para que el barcelonismo goce de una buena salud en la provincia. En el evento también han colaborado fimas como Mundo Deportivo, Caja Rural de Granada, Aguas Lanjarón, Belmar, Agromesía, MC, Legumbres Mi Genil, Ganadería Regidor, Viajes Morell, Emecematic, S.L., entre otras muchas.

Ganaderos buscan un distintivo para la oveja lojeña. Ideal

Ganaderos buscan un distintivo para la oveja lojeña

06.10.08 -YOLANDA AGUILERA

La asociación de ganaderos y criadores del Poniente Granadino, buscan un nuevo distintivo para la raza ovina lojeña con el fin de diferenciarla del resto. Para ello, los ganaderos de los municipios de Loja, Salar, Alhama de Granada y Zafarraya en colaboración con el Grupo del Poniente Granadino han iniciado los trámites para que la cría y comercialización de la oveja lojeña se haga de una forma respetuosa con el medio ambiente, es decir, siga los parámetros de la producción integrada.Así lo explicaron la directora general de Producción Agraria de la Consejería de Agricultura y Pesca, Yudith Anda Ugarte, y el delegado provincial de Agricultura en Granada, Andrés Ruiz Martín durante la presentación de esta iniciativa. Anda Ugarte indicó que «la raza lojeña, también conocida como 'rabuda' por su largo y característico rabo, es considerada como una de las más antiguas de España y, de hecho, es una de las siete razas andaluzas actualmente catalogadas». La directora se refirió a las facilidades de los distintos programas de ayudas gestionados por la Junta con destino a los ganaderos, que pueden mantener su renta familiar en niveles dignos gracias a ayudas de entre 18 y 20 euros por cabeza. Para Ruiz Martín el reconocimiento de la oveja lojeña como raza autóctona «abre un amplio abanico de posibilidades para el sector ganadero y marca las líneas necesarias para su adecuada conservación para las generaciones futuras».EcologíaEl delegado provincial de Agricultura destacó el dinamismo de la asociación. Y es que, a pesar de su reciente constitución, la asociación ha tramitado varias ayudas para la llevanza del libro genealógico y acciones de mejora de la raza ovina lojeña. El pasado jueves la asociación organizó la jornada 'Requisitos y Ayudas sobre Ganadería ecológica'. La jornada formativa pretendía orientar a todos aquellos productores que estén interesados en acogerse la producción ganadera ecológica, las ventajas de este tipo de producción compatible con el medio ambiente y, en definitiva, los pasos a seguir para la certificación ecológica.

Ver el artículo en su medio ideal.es

Loja tendrá hospital en 2009. Ideal

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, afirma que los ciudadanos del Poniente se situarán a unos 23 minutos del nuevo centro sanitario
03.10.08 -
YOLANDA AGUILERA


El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ha anunciado que el hospital de Loja abrirá sus puertas a finales de 2009. «La obra civil concluirá en marzo del próximo año y, a partir de ahí, comenzará su equipamiento». El nuevo centro sanitario que se construye en el paraje de la Joya junto a otros equipamientos como la guardería municipal 'Fernando Pérez Flores', el Centro Deportivo Urbano y varias promociones de vivienda, contará con una plantilla de cerca de 200 profesionales, «prácticamente todas las especialidades médicas» y las tecnologías más avanzadas en medicina.Con 13,2 millones de euros de inversión, las instalaciones incluirán atención primaria, especializada y urgente y áreas como la Quirúrgica, la de Rehabilitación o la de Salud Mental. Como novedad, el futuro hospital -que prevé atender el 80% de los problemas sanitarios de la comarca- incorporará en el mismo edificio consultas de atención primaria, garantizando la continuidad asistencial en todo el proceso. 42.000 ciudadanosEl hospital de Alta Resolución dará asistencia sanitaria a cerca de 42.000 ciudadanos de los municipios de Loja, Salar, Huétor Tájar, Villanueva Mesía, Zagra, Algarinejo y Zafarraya.

Leer artículo completo ideal.es

Cruz Roja quiere extender su labor a todo el Poniente granadino. Ideal

Cientos de voluntarios de la asamblea local de Cruz Roja en Loja han celebrado, este fin de semana, el Día Mundial de los Primeros Auxilios con la mirada puesta en la comarca del Poniente Granadino. Y es que esta organización ha iniciado una nueva etapa de ampliación con la intención de 'comarcalizar' y extender este servicio a todos los municipios del Poniente.El coordinador de Cruz Roja en Loja, Francisco Moya, explica que ya han iniciado los contactos con el resto de Ayuntamientos de la zona con el fin de llegar a similares acuerdos como el que mantiene con el de Loja. «Garantiza la participación de nuestros voluntarios en todos aquellos actos y eventos que lo requieran» comenta Moya al referirse a la presencia preventiva de un dispositivo de la Cruz Roja en conciertos, actividades deportivas, de ocio, festejos y un largo etcétera.

Leer articulo completo ideal.es

Los pueblos afectados por la turbidez de los Bermejales tendrán en un mes agua de calidad. Ideal

Los pueblos afectados por la turbidez de los Bermejales tendrán en un mes agua de calidad. Ideal: "El subdelegado del Gobierno Central en Granada, Antonio Cruz, junto a los de alcaldes de los municipios del Poniente que se abastecen de agua del pantano de los Bermejales, anunció ayer que las obras de emergencia que Confederación Hidrográfica del Guadalquivir realiza en este punto concluirán «en breve». El subdelegado del Gobierno Central en Granada, Antonio Cruz, junto a los de alcaldes de los municipios del Poniente que se abastecen de agua del pantano de los Bermejales, anunció ayer que las obras de emergencia que Confederación Hidrográfica del Guadalquivir realiza en este punto concluirán «en breve»."

La Alhambra de Granada

http://www.youtube.com/watch?v=_6O5l416EPk&feature=user

Villanueva Mesía cuenta desde ayer con un nuevo pabellón de deportes cubierto

La infraestructura, con una superficie construida de 2276 metros cuadrado, ha sido financiada a partes iguales por la Diputación la Junta de Andalucía y el consistorio de la localidad
El nuevo pabellón de Villanueva Mesía, que ha contado con un presupuesto de 1.200.000 euros, ha sido financiado a partes iguales por la Diputación de Granada, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento del municipio y ha tenido un plazo de ejecución de tres años y medio.La instalación tiene un graderío con capacidad para 296 espectadores y una superficie construida de 2.276 metros cuadrados. La pista de 1.476 metros cuadrados tiene una anchura suficiente para albergar simultáneamente, y a lo ancho, dos pistas de baloncesto o voleibol. Además posee cuatro vestíbulos, dos de ellos adaptados para minusválidos, gimnasio, cafetería y club social.En este nuevo edificio tendrá su sede la Oficina de Deportes del municipio tal y como explicó el alcalde que, visiblemente emocionado y orgulloso, recordó como en el pueblo de algo más de dos mil habitantes "existe una gran afición al deporte como lo demuestra la obtención del reconocimiento de la Asociación de la Prensa Deportiva de Granada y el reconocimiento de la Asociación Andaluza de Gestores Deportivos". Entrena además destacó que la instalación dará servicio a los habitantes de los municipios cercanos.En este sentido, el Presidente de la Diputación Antonio Martínez Caler, que felicitó a los habitantes del municipio y en especial a su alcalde por las nuevas instalaciones recordó que "la principal preocupación de un alcalde debe ser siempre la de que sus convecinos tengan las misma oportunidades que los ciudadanos de cualquier otro punto de la provincia para obtener todo tipo de servicios o realizar cualquier tipo de actividad deportiva"La inauguración del nuevo Pabellón de Deportes de Villanueva Mesía a la que asistieron además del alcalde y el Presidente de la Diputación, el Director General de Tecnología e Infraestructuras de la Junta de Andalucía, Leonardo Chaves, el Subdelegado del Gobierno Antonio Cruz y el delegado de la Junta Jesús Huertas junto a la delegada de Comercio Turismo y Deporte de la Junta Sandra García y el diputado de Deportes Aurelio Torres, congregó a cientos de vecinos del municipio, que junto a su alcalde, José Entrena estaban de enhorabuena en la tarde de ayer.

Juan Pinilla


video

A simple vista es un joven estudiante de Traducción e Interpretación, pero cuando Juan Pinilla deja los libros y da rienda suelta a su garganta descubrimos en él a uno de los cantaores más prometedores del flamenco actual. El reciente ganador de la "Lámpara minera" del Festival Internacional de Cante de las Minas de La Unión, en Murcia, ha vivido siempre rodeado por el flamenco, que ha sido el tejido sonoro de su niñez. Con el galardón en sus manos, el que es quizás el más importante premio flamenco de España, Juan se muestra ilusionado por el reconocimiento y esperanzado con los futuros proyectos.